SEGUIDORES

lunes, 28 de febrero de 2011

LIBRETA DE ALMACÉN





-         Buen día doña Rosa...
-         Hola mijito...que precisás?
-         Manda decir mi madre...si puede fiarme ½ k. de yerba, ½ k. de azúcar, 3 huevos y ½ k. de harina?
-         Enseguida te atiendo!!!

............................................................................................................................................

-         Aquí tenés...está todo dentro de la bolsa...
-         Gracias doña Rosa...que se lo anote en la libreta...
-         Andá tranquilo...
-         Ahhh...tomá una galleta maría y un caramelo zabala... es la yapa por hacer bien los mandados...
-         Muchas gracias...doña Rosa...




Este diálogo, se originó hace unos 53 años...por aquel entonces, vivía en un barrio de Montevideo...muy cerca del Mercado Modelo...mas precisamente en la calle Cádiz y Mariano Moreno...lugar, dónde pasé mi niñez... allí enfrente...cruzando la calle...estaba el almacén de “Doña Rosa”...una señora con sus años a cuestas, pero, de una dulzura increíble... mas buena que el pan. Ella junto a su marido, tenían un pequeño almacén de ramos generales...es decir allí...en un  espacio de 25 mts...  había de todo.-

Por aquel entonces, era la característica de la mayoría de las familias , de llevar un sistema contable, llamado “fiado” en una libreta, llamada “libreta de almacén”, que podía tener dos partes ...es decir...la libreta donde el almacenero , llevaba las cuentas y otra... que sería la copia, donde el consumidor, llevaba la misma contabilidad. Las libretas, tenían hojas con renglones donde se anotaba la mercadería con dos columnas improvisadas, allí se escribía  con una birome, el precio unitario y total, añadiéndolo al saldo con su respectiva fecha de compra.-





Cuando se llegaba al final de la hoja, se ponía el saldo y una frase que expresaba.... “sigue a la vuelta”. Casi siempre se pagaba el último día de cada mes...en caso contrario...es decir, si te quedaba un saldo, daban vuelta la hoja comenzando el nuevo mes, donde decía...”debe del mes anterior.....” y si lo pagabas en forma total, pues siempre estaba la “yapa”, que podía ser, algo que el almacenero se le ocurriese. Las libretas podían estar confeccionadas por una cartulina dura, forradas de hule o cuadernos “Tabaré”.-

La libreta de almacén...muchas veces salvaba a los vecinos, pues el dinero, como casi siempre no llegba a fin de mes...no existían computadoras, ni cajas registradoras, las cuentas se hacían al costado del papel de envoltorio, porque ...claro...no había nada empaquetado, todo era fraccionado para cuando llegaras a casa, te fijaras si estaba todo bien, muchas veces Doña Rosa , recortaba la cuenta con el nombre del cliente y la guardaba en un cajón, para luego a la noche hacer el recuento, escribiendo en las libretas correspondientes...así  de clarito, con la nobleza de la gente...jamás me enteré de alguna discusión...la palabra y la confianza era total.-

El almacén, también era un lugar de indagación...en horas de la tarde, donde estaba mas tranquilo...tertulias de vecinas, manifestaban los acontecimientos del barrio...que fulano es nuevo...que la nena de José, se casa...que mañana hay un bautismo en la parroquia...que Cecilia, la vecina de enfrente está de novia... el que vive a la vuelta, al lado del veterinario,  es escribano...que los maridos y los hijos varones, el domingo van a jugar al futbol en el baldío que está frente a la embotelladora de gaseosas “CRUSH”...y tantos otros comentarios...que hoy los tildan de “conventillerío”... pero antes , como  solo existía la radio y no todos la tenían... era información y de la buena.-

El almacén cerraba unas horas de tarde para poder descansar o tal vez hacerse una siestecita, para luego continuar hasta las nueve de la noche...todos los días...no existían los feriados...cuando tocaba un día festivo o era domingo, cerraban de tarde...pero ellos siempre estaban, pues, todo almacén tenia vivienda y ante cualquier escasez...doña Rosa o el marido, siempre atendían las peticiones de los vecinos.-

Golpear su puerta, jamás fue motivo de despecho, todo lo contrario, siempre estaba  a las ordenes para servirnos con una enorme sonrisa.-

Que tiempos....nó  ?











 

17 comentarios:

Beatriz y Claudia dijo...

Otros tiempos....
Saludos Thony y buena semana.

Maria dijo...

Hola Thony
Que hermosos recuerdos tan bien contados!
La infancia sana y segura de otros tiempos.
El valor de la palabra y la confianza en el vecino.
Yo crecí en un pueblo donde todos se conocian y se vivia màs o menos así.
Mil besos y muy buena semana.

Cantares dijo...

En las provincias todavía se usa.
Cuantos recuerdos!!



** mi antivirus detectó un troyano en una imágen , fijate en las últimas imágenes que subiste, el que las regala seguramente tampoco sabe que está infectada

Sandra dijo...

Qué tiempos Thony! Todo era más sencillo, donde reinaba la confianza, ahora se ve el cartel "No se fía"...
Besos,
Sandra

Susana Terrados dijo...

Querido Thony, qué recuerdos tan bonitos. Supongo que de alguna manera los que hemos superado los ciencuenta los hemos vivido. Pero tengo que confesarte que en Atlantida, una de mis más queridas amigas era la señora del "almacén" mi querida Chiquita. Y ella, al mas viejo estilo, sigue usando su libretita ...relindo, ¿no?
Besos.

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana te da infinitas gracias por acariciarnos los sentidos con tus hermosos recuerdos. un besin muy muy grande.

Patricia dijo...

Que raro, yo sigo fiando :)je je
Lo describiste tan lindo que me dieron ganas de sentir esa amistad y confianza de gente que vive tan unida, te dire que paso por muchos lugares del mundo y sorprendentemente...aun pasa...
Quizas tu ciudad cambio de modelo economico pero su gente linda, amable y solidaria que conoci sigue caminando por esas calles tan lindas que un dia sonye visitar,
besos,

José dijo...

Olá Thony!
Me fizeste recuar no tempo, e a minha mãe também tinha um lugar onde ia buscar fiado, mas a dona da Mercearia, não era tão boa como a dona Rosa, e quado a minha mãe não pagava a conta toda, e eu ia buscar coisas, ela dizia a mim a tua mãe ainda não pagou a conta toda do mês passado.
E eu dizia para mim quando for grande não quero comprar nada fiado,e nunca comprei, mas hoje já começo a ver muita gente a comprar fiado outra vez.

Um abraço,
José.

Sonia Gluten Free dijo...

Hola Thony lindo amigo !
Paso, te leo y me encantas !

Bellos recuerdos.
un besito con cariño
sonia

arlu dijo...

Querido amigo:
Que hermoso relato, no cabe duda que la vida nos regala el conocer a personas maravillosas que a lo largo de los años siguen teniendo el mismo efecto en nosotros, darnos esa sensacion de calorcito en el corazón.
Un beso

Diorella dijo...

hola Thony, hoy sin saberlo me has devuelto a mi infancia, ¡que lindos recuerdos!, por aquí también existian, eran tiendas pequeñas dentro de la misma casa, y en las que comprabas de todo, desde lapices y cuadernillos para el cole hasta pescado seco y prensado (jureles) le llamamos en el sur.
Es verdad, eran otros tiempos, pero desde mi corta edad, aun los recuerdo con alegria y un poco de melancolia.
Gracias por traerme unos recuerdos tan lindos.
besitos.

Recomenzar dijo...

Maravilloso blob maravillosa musica maravilloso vos

Chelo dijo...

Hola desde mi retiro entro a leerte. Eso pasaba también en España. ¡Qué tiempos! Un abrazo

Mirta - Luce nel cuore dijo...

Es cierto era asi como lo has descrito tan bien... había confianza y buena fe, hoy parecen perdiadas...

La Gata Coqueta dijo...

El sábado al llegar una de las primeras visitas me recordó si me había pasado algún contratiempo...

La realidad es que la semana pasada he viajado precisamente el fin de semana, siendo la causa que desestabilizó los días que tengo para continuar con mis pautas, motivo por el que no edite.

Una vez aclarada mi ausencia, no hay nada más gratificante como saber que se puede notar una pequeña ausencia en un espacio tan inmenso, es lo que me motiva a seguir adelante, cuando en ocasiones estoy muy limitada de tiempo y hago lo indecible para estar a vuestro lado porque siempre os llevo en el corazón como la joya más preciada.

Estos y otros detalles te hacen sentir como una flor al amanecer rodeada por la bruma de la ilusión.

Abrazando los sueños que visten de seda al brindar la mano de la amistad.

Besos de esta amiga que te estima y no te olvida!!

María del Carmen

Janita dijo...

Hola mí querido Thony.
Recordando los viejos tiempos??
Ahora todo es muy distinto, pero que bien describes los diálogos...
Creo que se la crisis sigue por más tiempo volveremos al mismo. Que te parece?
Thony has cambiado la imagen de topo.
Esta es muy bonita, sí, pero me he sentido con un poco de añoranza de la otra rosa roja en lo desierto...

Gracias Thony, por tú presencia y palabras amigas en my blog.

Un fuerte abrazo, amigo mío.

Janita

gloria dijo...

Increible, a los años que nos haces remontar, recuerdo a mi madre cuando pasaba por todos esos momentos que describes, bueno a mi nunca me gustaba hacer mandados, y tambien recuerdo que por no gustarme ir a las tiendas, mi padre me dio la unica cueriza de manos de el.
Saludos amigo.